domingo, 14 de febrero de 2016

Y, le robó la Humanidad...

Considerando que el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos universales e inalienables de todos los miembros de la familia humana es el fundamento de la libertad, la justicia y la paz en el mundo... recoge el Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El Derecho Humano nº 14 de esta Declaración establece
 'El derecho a recibir asilo' y, en el primer apartado, declara: Toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país, en caso de persecución.
"The Declaration" (1948). In this historic audio, listen to Eleanor Roosevelt -
diplomat, activist and former First Lady of the United States - read from the Declaration.
Vivimos tiempos de hipocresía. Exigimos ‘formalmente’ el cumplimiento de los DDHH a los países que calificamos de no democráticos y, al mismo tiempo, 'miramos para otro lado' cuando nos referimos a la observancia de nuestras obligaciones ciudadanas. Hemos vivido en la ‘inconsciencia’ colectiva, queriendo creer que Europa está alejada de cualquier controversia a este respecto.
Universal Declaration of Human Rights |
By Fatima October 16, 2009
Sin embargo, la Organización Mundial para las Migraciones, nos muestra que, sólo en lo que va de año, de las 76.263 personas que cruzaron el Egeo para llegar a Europa, más de 400 personas, muchas de ellas niños, perdieron la vida en naufragios. La Unión Europea, para dar respuesta a este fenómeno, ha reubicado en territorio europeo sólo a 514 refugiados de los 160.000 que habían prometido (Cifras de la Comisión Europea, de fecha 11 de febrero de 2016).

En esta parálisis, los Ministros de Defensa de la Alianza Atlántica, recientemente han decidido que la OTAN participe en una operación de contención del flujo de miles de refugiados en aguas del mar Egeo. La Alianza envía buques de guerra al Egeo para frenar el tráfico ilegal de refugiados.

Europa se convierte, de esta manera, no sólo en cómplice de una situación de desprecio a la dignidad de las personas. Más aún, asienta la consideración y aceptación de varios tipos de dignidad humana: unos aceptados, reconocidos y con derechos, y otros invisibles, indecibles y detestables.
Esta información gráfica se centra en las llegadas de migrantes y víctimas mortales en la región mediterránea. @MissingMigrants
Esta actitud se encuentra muy presente, en los últimos tiempos, en nuestra área cultural de influencia y en nuestro País. Manifiesta un comportamiento colectivo que pretende justificar la injusticia y la desigualdad con 'imponderables'.
David Cameron, llama ‘plaga’ a los inmigrantes que intentan llegar a Reino Unido” (eldiario.es, 30/07/15)

Sarkozy se burla del reparto de refugiados: ‘Es como el fontanero que esparce una fuga de agua en casa’”(eldiario.es
19/06/15)

“Las ‘goteras’ de Fernández Díaz. Al Ministro del Interior español le pareció acertada la metáfora del expresidente francés y, un mes después, manifestó: ‘Es como si tuviéramos una casa, con muchas goteras, que están inundando diversas habitaciones, y en lugar de taponar esas goteras lo que hacemos es distribuir el agua que cae entre distintas habitaciones’"(eldiario.es
17/08/15)
Las escuelas y los sistemas de enseñanza deben ser beligerantes, en sus prácticas, con este tipo de postulados. En otro caso, nos deslizaríamos por la pendiente de considerar la educación como pura ficción, encerrada en los muros de la 'instrucción' y, algo más desdeñable, alejada de su necesaria coherencia con los derechos de la humanidad.

Nadie puede discutir el papel desplegado por muchas instituciones escolares en la reivindicación de la dignidad de las personas y, en especial, de la infancia; ni el esfuerzo al que se han visto obligadas generaciones de profesores y profesoras para lograr una enseñanza centrada en el niño al margen de su sexo, clase, religión, procedencia o capacidad. Con todo, no es algo que hayamos conseguido (siguen existiendo demasiadas trabas, egoísmos y 'buenas razones') aunque es lo único que puede otorgar sentido a lo mucho que nos queda por hacer.
Queremos acabar esta reflexión con un texto de Ignacio Calderón Almendros leído por Carlos Skiliar, con fotografía de NwnPhoto y música 'Stars at Night' Sion, en el que se denuncian con rotundidad comportamientos institucionales que justifican las actitudes que venimos comentando y el maltrato hacia... 'Lo invisible, lo indecible, lo detestable'. Todos ellos, calificativos que nos hacen pensar en el tipo de respuesta que Europa da a los refugiados que llaman a sus puertas. Se pone en evidencia una gran paradoja: éste es el continente al que hemos querido considerar cuna y ‘adalid’ de los DDHH.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada