lunes, 11 de abril de 2016

Almas sin sueños


Estas cincuenta palabras quiero hoy lanzar al aire para que suban bien alto y hagan descender todos esos sueños que se han robado y despierten a los que aún los tenemos a nuestro lado.

Desperté de un mal sueño que no tuve y ni siquiera pude reconocerme cuando de nuevo me crucé con mi reflejo. Escapé como pude del lado oscuro pero topé con el peor abismo. Sigo buscando algún rayo de luz que me devuelva los sueños que debí perder en algún cielo. 

Fdo.: Alma sin sueño

SIN esperanza, cariño, compasión, empatía, ayuda, acogida, voluntad, calor, asertividad, alimento, seguridad, hogar, sueños, abrazos, fuerzas, alegría, amor, recursos, familia, infancia, oportunidades, futuro, explicaciones, derechos, ley, democracia, vida, libertad, CON soledad, abandono, pobreza, frío, hambre, desasosiego, tristeza, impotencia, agonía, insalubridad, incertidumbre, desarraigo, desesperanza, desconsuelo, abatimiento, desaliento; REFUGIADOS? No tengo palabras.

Desde el momento en que empezamos a atribuir a esas preposiciones la propiedad conmutativa, el resultado fue alejándose de la solución acertada. Lamentable.

Los refugiados también tienen derechos:
-Derecho de asilo, en todas las condiciones necesarias de seguridad.
-En el país al que llegan, es vital que cuenten con los mismos derechos que el resto de extranjeros que sean residentes legales en aquel.
-Derechos civiles básicos como el de la libertad de pensamiento o de movimiento, entre otros.
-Les es reconocido además, en el caso de que tengan hijos pequeños, el derecho a que estos sean convenientemente escolarizados.
-Derecho a la asistencia médica.
(...)
¿Acaso lo hemos olvidado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada