domingo, 10 de enero de 2016

Vaciedad

Vaciedad.

(Del lat. vacivĭtas, -ātis).

1. f. Necedad, sandez, simpleza.

2. f. ant. Cualidad de vacío.

Vaciedad. Eso es lo que me inspira la falta de preocupación ante la situación de Siria o de los miles de refugiados que campan o deambulan a cientos de kilómetros de nuestros confortables hogares.
Vaciedad que demuestran los medios de comunicación preocupados por crear noticias gracias a  la indumentaria de los Reyes Magos.
Vaciedad por la importancia que damos al resultado de un partido de fútbol que puede llegar a amargar la semana de más de uno. 
Vaciedad porque nos importa más la unidad o diferencias de una lengua y territorios que lo que sufre una familia como la nuestra. 
Vaciedad por dedicar más recursos a proteger fronteras y banderas que a ayudar a los refugiados que han dejado sus lugares de nacimiento. 

Todo me parece vacío. Somos capaces de rescatar a los bancos, subir los impuestos para cuadrar presupuestos y políticas, soportar la bajada de salarios, pagar por servicios que antes disfrutábamos gratuitamente o gastar luego lo indecible en cosas superfluas. ¿Y no somos capaces de ofrecer recursos para remediar el sufrimiento de miles de refugiados? ¿Deben las ONG u otros organismos internacionales estar suplicando continuamente aportaciones económicas?

¿No tendría sentido que nuestros gobernantes dedicaran más recursos a estas situaciones de emergencia? ¿No cabría una respuesta rápida y eficaz de las instituciones internacionales? ¿No podrían gestionar la recaudación de más fondos económicos por medios extraordinarios? ¿O debemos seguir conviviendo con las imágenes del telediario de turno mientras comemos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario